“Si el Sur de Europa fuera un solo país, sería uno de los primeros exportadores mundiales de frutas y hortalizas”

Los invernaderos solares se han convertido en un modelo de cultivo fundamental para mantener la autonomía alimentaria en Europa. Grandes países consumidores como Alemania, Países Bajos o Reino Unido buscan proveedores seguros capaces de seguir suministrando a los supermercados y cadenas de distribución frutas y hortalizas de calidad durante la mayor parte del año.

“Si la zona del Sur de Europa fuera un solo país, sería el primer exportador mundial de berenjena y el segundo en el caso de productos como el pepino o el pimiento”, señala Juan Carlos Pérez Mesa, catedrático en la Universidad de Almería.

Más información aquí.